Constructivismo Social

Si bien, cada individuo asume un modo de aprendizaje, el fundamento del constructivismo social se basa en la consecución de un aprendizaje cooperativo como medio de interacción, inserción y permanencia en un entorno social. Como postura epistemológica establece el proceso de aprendizaje que desarrolla una persona dentro de un entorno social.

El aprendizaje en el constructivismo social

Los procesos de aprendizaje bajo la óptica del constructivismo social, apuntan hacía dos enfoque particulares : el aprendizaje cooperativo y el aprendizaje mediado. En primera instancia, aprender de forma cooperativa incluye el aporte mancomunado de todos los individuos en la resolución de un problema. Este proceso infiere la acción de compartir información y participar de forma activa en el aprendizaje propio y del resto de los participantes.

Por otro lado, en el aprendizaje mediado, interviene la acción mentora de un guía en el área. El cual selecciona los temas a tratar y su profundidad temática, proponiendo estrategias de intercambio y validación del conocimiento con el aporte que hace cada individuo. En este caso, intervienen fuertes vínculos relacionales entre el mediador y cada uno de los participantes, así como entre ellos.

Posturas constructivistas

La teoría del constructivismo, entre algunas otras, asume como ciertas las premisas siguientes :

• La realidad percibida es el resultado de la selección que hace la mente en relación al entorno.

• Cada individuo percibe e interpreta el mundo a través de sus propias experiencias.

• Todo conocimiento se construye desde la base sociocultural que lo rodea y sus experiencias pasadas.

En consecuencia, los objetos adquieren significado por el entendimiento que se adquiera sobre ellos. Y lo mismo ocurre con las situaciones, habilidades, problemas y herramientas. Serán útiles o aplicables según la experiencia y el entendimiento que como individuo y como sociedad se haya construido.

Modelo de pensamiento del constructivismo social

Partiendo de la formación de conocimiento como resultado de las relaciones de un individuo con el entorno y otros individuos, es indudable el proceso comparativo que tiene lugar cuando otra persona interviene, lo que permite aprovechar no sólo la información sino los resultados obtenidos.

En el constructivismo social, cuyos preceptos son conferidos a la teoría de Lev Vigotsky, se fundamenta en la acción social sobre la construcción del pensamiento cognitivo. En la medida que el individuo interactúa con el entorno social, recaba más información para forjar su “propia” estructura de pensamiento y adquirir conocimiento.

Crea entonces una disyuntiva con respecto a los postulados de Piaget, en cuanto sostiene que no es en la mente que se origina el conocimiento, sino en el efecto del entorno, las normas, la época y la cultura que define la sociedad en la que está el individuo.

El lenguaje como herramienta de aprendizaje

La mayoría de las acciones denominadas instintivas, son adquiridas por imitación. En cuanto al conocimiento en todas sus formas, se construye en torno a lo que puede ser percibido, comunicado o debatido. Así, lo que leemos, expresamos, preguntamos y oímos conforma en gran medida lo que aprendemos.

El lenguaje, como herramienta de aprendizaje permite recabar información del entorno y de las personas que nos rodean. Permite consultar, debatir y confrontar esquemas mentales aprendidos contra las realidades del espacio social que habita.

Por lo tanto, el dominio de las habilidades de interacción y comunicación, podría hacer que un individuo adquiera más conocimiento que otros, entienda mejor el contexto social y le permita establecer esquemas conceptuales más completos sobre una realidad social. Es decir, alcanza un nivel cognitivo a través del constructivismo social.