Constructivismo en la Educación

El constructivismo en la educación postula que el alumno es el estructurador activo de su propio aprendizaje a partir de la interacción con el objeto de conocimiento. El alumno se convierte en el actor principal, y el profesor pasa a un segundo plano siendo este último también una pieza clave en su aprendizaje.

El paradigma constructivista

Como sistema pedagógico, el Constructivismo educativo propone entregar al estudiante las herramientas, materiales o recursos para que éste inicie la construcción de su propio aprendizaje, contando, en el contexto del aula de clases, con la orientación pertinente por parte de los profesores.

El constructivismo concibe el aprendizaje como un proceso de construcción autónomo, activo, dinámico y progresivo. Un esquema de enseñanza/aprendizaje de interacción y no de recepción pasiva.

Los individuos a través de su vida, interactúan con el entorno y sus elementos que se constituyen en experiencias a partir de las cuales se construyen esquemas mentales y esa será la base del aprendizaje en el futuro.

Los esquemas mentales son paradigmas de aprendizaje que almacenamos en nuestra estructura cognitiva y que usamos para adquirir y adaptar nuevos conocimientos a través de la asimilación de nueva información disponible.

Principios del constructivismo

• El sujeto construye el conocimiento de manera activa gracias a la interacción con el objeto de estudio.

• El significado del nuevo conocimiento se adquiere cuando se establece relación con los conocimientos previos.

• El contexto propicia la construcción del aprendizaje y su significado.

• Aprender implica acción, reflexión y análisis de cada situación en concreto.

• El maestro, profesor o pedagogo es un facilitador del aprendizaje, pero el alumno lo construye.

• El proceso de conocimiento es interno, cada persona lo construye a su manera, basado en experiencias y conocimientos previos.

• El alumno posee conocimientos y sobre estos reestructura su experiencia interna.

• La experiencia y el conocimiento previo favorecen, por sobre la genética, el enriquecimiento de la estructura cognitiva.

• Es la orientación optimiza la búsqueda del aprendizaje, la instrucción pretende programarlo.

• A partir de las experiencias se construyen esquemas de conocimientos y estos a su vez cambian.

Factores que intervienen en el proceso de aprendizaje

Desde la perspectiva constructivista en el proceso de aprendizaje intervienen los siguientes factores, no únicos, pero si determinantes.

 Factores psicológicos: el objeto de conocimiento debe ser significativo y valioso para pasar a formar parte de la estructura cognitiva.

• Mecanismos de influencia educativa: el contexto del aula debe ser propicio al aprendizaje y favorecerlo a través de un clima de cooperación que motive al aprendiz.

Características del entorno educativo

• El ambiente constructivista propicia el contacto del aprendiz con múltiples representaciones de la realidad.

• Estas representaciones aluden su complejidad y evita las simplificaciones.

• Se propone la construcción del conocimiento sobre la base de los conocimientos previos

• En los entornos constructivistas priman las actividades significativas genuinas sobre la imposición de contenido.

• Propone entornos de interacción para resolver las cuestiones y no una instrucción en serie.

• Los entornos constructivistas estimulan la reflexión y el análisis en base a la experiencia.

• El contenido y el contexto de los ambientes del constructivismo educativo se orientan con el objetivo de ayudar a construir el conocimiento.

• Estimula la construcción del conocimiento a partir de la colaboración y la negociación y no de la competencia para lograr reconocimiento individual.

Objetivos del constructivismo educativo

• Estimular el proceso de aprender a aprender.

• Servirse de ejemplos para lograr el aprendizaje.

• Dar soluciones a casos y problemas reales.

• Identificar, interpretar, clasificar y relacionar información relevante para resolver los casos planteados.

• Desarrollar actividades grupales para estimular la participación y negociación.

• Dinamizar el aprendizaje mediante la participación constante del aprendiz, haciendo que este participe de manera directa.

• Estimular el desarrollo, autonomía e independencia del aprendiz para que se empodere de su aprendizaje.

 Que el estudiante sea capaz de contrastar teoría y realidad.

• Adecuar los contenidos al proceso de construcción del aprendizaje, que este sea constante.