Constructivismo en el Arte

El constructivismo en el arte es catalogado como movimiento artístico desde 1917 que persigue la expresión del arte a través de formas geométricas definidas, que brindan dinamismo y ayudan a relacionar cada obra con su entorno.

Se plantea la necesidad de salir de lo convencional, de estimular la crítica y el pensamiento de quien la contempla. Incorpora la definición de un tiempo, espacio y contexto particular que da origen a la obra.

Origen del constructivismo

Como expresión artística el constructivismo se originó en Rusia, según registros que datan desde principios del siglo XX. En respuesta a la corriente utilitaria del diseño planteada por los “Vkutemas” de la Unión Soviética, incorporaron el arte y diseño de formas a las creaciones arquitectónicas.

Con la denominación de “construction art” o arte para construcción se buscó desvirtuar el carácter artístico de la nueva tendencia presentada por Aleksandr Ródchenko. El arte utilitario, que en principio se estableció como paradigma constructivista, dio origen a vertientes encontradas de esta corriente.

Mientras unos alababan el servilismo del arte utilitario, otros se enfocaban en el medio de expresión que las obras constructivistas ofrecían a una sociedad inmersa en profundos cambios políticos y sociales.

Posteriormente, el arte y diseño dejaron de ser únicamente funcional, dando lugar a la incorporación de creaciones artísticas en las áreas de escultura, cerámica, fotografía y tipografía, esta última apoyada en el uso de ilustraciones constructivistas que rechazaban la rigidez del anterior modelo gobierno y promulgaban el pensamiento de igualdad y libre expresión.

Características del constructivismo en el arte

Basado en técnicas arquitectónicas, entre las características del arte constructivista se encuentra el uso de formas geométricas y aproximaciones matemáticas de objetos cotidianos con líneas geométricas, líneas marcadas y planos interceptados.

Aunque se plantea la obtención de obras que no pueden ser clasificadas propiamente como objetos; el resultado no es del todo abstracto, por cuanto incluye una mezcla de lo real y lo fantástico. Y la forma como la estructura está influenciada por el paso del tiempo, el espacio y el movimiento que le describe.

Más que la diversidad de materiales incluidos, es el uso del color donde hay un marcado predominio de colores primarios, además del naranja, blanco, negro, y no se incluían variaciones tonales. Lo que ofrecía la ilusión de peso y solidez suficiente a la imagen, para que el artista pudiera expresar la interacción entre las formas.

Se promulga la influencia de tendencias como el cubismo, suprematismo o el futurismo en las concepciones constructivistas en el arte; sin embargo, se inclina con mayor énfasis hacia la valoración en la incidencia de la luz, el tiempo y el espacio.

Representantes del constructivismo

Las declaraciones de N. Punin al referirse negativamente en 1913 a la obra de Vladimir Tatlin incluyeron el término constructivismo asociado al arte para construcción, crearon una disyuntiva conceptual para el constructivismo.

A pesar de eso, se consolida como corriente artística más adelante con la participación de otros artistas. Finalmente se desprendieron dos vertientes constructivistas, que aunque en cuanto técnicas y resultados resultaban similares, la esencia creativa de ambas resultaba incompatible.

Una que promulgaba la subjetividad artística y la creación consciente de obras que respondían a la manifestación del artista a través del arte abstracto, la cual era representada por PevsnerGabo y Malevich. Y luego la otra que se basaba en el arte utilitario y con fines arquitectónicos defendida por Vladimir Tatlin y Aleksandr Ródchenko.

También como representantes de la corriente del constructivismo en el arte, se mencionan los trabajos de Wassily Kandinsky, El Lissitzky. Posteriormente se experimenta la incursión de Varvara Stepánova con su implementación del arte constructivista en el diseño de textiles, decoración de telas y prendas de vestir.

Revolución del constructivismo

Surgida como una forma de dar nombre propio a nuevas estructuras sociales y políticas, el constructivismo fue considerado el arte de la revolución Rusa. Situación que más que adecuarse a los estándares y normas impuestas por su filosofía, y la concepción arquitectónica que representaría los espacios del modernismo y la expansión de la conciencia utilitaria.

Más adelante, sería parte importante de los movimientos clasistas de protestas, la propaganda, el grafismo y un cúmulo de manifestaciones que expresaban la identidad soviética con espacio, tiempo y dinamismo en el que se encontraba. Materializando en el arte, los principios del constructivismo.